Mindfulness es una palabra inglesa de muy difícil o imposible traducción al castellano, podríamos decir que significa "atención plena", "consciencia plena".  Mindfulness es la palabra que empleamos para traducir "sati" un término del idioma de Buda,  y que como dice Vicente Simón, denota conciencia, atención y recuerdo.

Por su parte Jon Kabat-Zinn, afirma que mindfulness significa prestar atención de una manera intencionada en el momento presente y sin juzgar.

En definitiva podríamos decir que MIndfulness es entrar en un estado mental y permanecer en él durante un cierto tiempo. Cuando este ejercicio lo repetimos con frecuencia llega a producir a medio y largo plazo, cambios permanentes el el funcinamiento cerebral. Por eso decimos que Mindfulness no es ni más ni menos que calmar la mente para ver con claridad y calmar la mente porque habitualmente nuestra mente no se encuentra en un estado de serenidad, sino más bien de agitación, continuo diálogo interno o como lo ha venido en definir Vicente Simón en "mente de mono" o "mente errante", esto es  pensamientos que se suceden uno tras otro, sin orden ni concierto, que se repiten una y otra vez, y que no producen soluciones, sino más bien acentúan los problemas.

Normalmene nuestra atención se dispersa en preocupaciones y pensamientos de tal forma ue pocas veces logramos estar presentes para percibir los estímulos y la informaicón que percibimos en cada momento. Con la meditación, tratamos de observar esos pensamientos internos y externos aceptando todo lo que surge, sin rechazar nada y percibiéndolos como fenómenos transitoriso con los que intentamos no identificarnos. Así en la meditación observamos pensamientos y emociones como fenómenos que surgen y desaparecen dentro de nosotros pero desde duna posición de testigo.

Un ejercicio que podemos practicar para introducirnos en la meditación consiste en sentarnos con la espalda recta en una silla o en el suelo con un cojin de meditación o en un banco de meditación. Cerramos los ojos, relajamos los hombros y la cara intentando percibir la respiración, sin alterarla, simplemente observarla, observamos como  inhalamos el aire y como expulsamos el aire, si viene algún pensamiento a nuestra mente, no hacemos nada, simplemente lo observamos y seguimos con la respiración, así pasamos cinco minutos. Con este breve ejercicios estamos iniciándonos en la meditación.